La sociedad chilena, a favor de la eutanasia: un 68% de la población sostiene que debe legislarse

La encuesta fue realizada en el Congreso Virtual, donde ciudadanas y ciudadanos votaron y respondieron preguntas relacionadas a este tema.
lunes, 26 de julio de 2021 · 11:26

Que la eutanasia es un tema espinoso no es novedad en ningún lugar del planeta. No obstante, es un tema que debe ponerse en tela de discusión, ya que los límites y las concepciones sobre la vida van mutando, tal y como todo lo hace. Por ello, se hace necesario y primordial que se establezcan normas para poder crear una sociedad más justa, más libre.

Por ese motivo, escuchar a la sociedad es clave, y eso fue lo que ocurrió en el Congreso Virtual: más de tres mil personas se dedicaron a responder interrogantes nucleares respecto de la eutanasia.

Los porcentajes arrojados por la encuesta.

¿Qué es lo que toca ahora? Que la Comisión de Salud utilice esa información a la hora de regular las diversas indicaciones que podrían afectar al contenido del proyecto. ¿Y qué visibilizaron las respuestas? Que casi un tercio de la población considera que el tener una buena muerte es un derecho inherente a la condición humana.

Esto catapulta al proyecto al próximo paso: el de legislar.

Fuente: 24horas.cl.

 

Opiniones a favor

Quienes están a favor, se refirieron a la necesidad de permitir una muerte digna cuando se encuentre en estado terminal y/o crónico; una de las opiniones destacó que “la buena muerte es una parte esencial de la buena vida, del buen vivir” y en la página se pueden leer diversos casos personales que sustentan esta ideología.

Además, se trajo a colación otro proyecto: el de cuidados paliativos, que está relacionado intrínsecamente con el de eutanasia. Respecto de esto, las y los congresistas virtuales manifestaron que “si se pretende avanzar hacia un mejor país y por tanto hacia una sociedad verdaderamente humanitaria, es necesario implementar tanto un buen sistema de cuidados paliativos, como una adecuada ley de eutanasia”.

Por último, se estableció como necesario que esta práctica sea considerada derecho fundamental y que no debería tener un filtro de “ideologías o creencias de terceros”. En cambio, el Estado laico debe garantizar que esta política sea la implementada, es decir, en este caso, las y los profesionales de salud, no deberían poder negarse a otorgar este derecho por objeción de conciencia.

Fuente: euronews (en español).

 

Opiniones en contra

¿La frase más leída? “No se debe interferir en el curso y fin de la vida de otra persona”. Esta sentencia tajante quiebra al proyecto desde una perspectiva moral y religiosa que considera al buen morir como un acto de carácter penal y poco ético. Entre otras de las opiniones se puede leer que “no se debiese abrir la puerta a que el Estado decida qué vidas pueden terminar y cuáles no”.

Por otro lado, se leyó una opinión –por supuesto válida, pero con un componente moral que la Carta Magna no contempla, ya que el Estado es laico- que dice que hay “un mandamiento claro dice: no matarás. Al hacerlo infringe la ley divina y queda expuesto al juicio de Dios”.

Esta sentencia se extendió hacia las y los profesionales de la salud como claros objetos de conciencia que deberían tener la posibilidad de negarse si sus creencias así se lo indican. Sin embargo, algunas opiniones mostraron querer llegar a un punto común entre los extremos ideológicos mostrados: que, en caso de enfermedad terminal, se pudiera acudir a cuidados paliativos y que sea el paciente quien se administre la sustancia que le ocasione la muerte, para así no “responsabilizar” a nadie.

En esta encuesta tan interesante participaron hombres y mujeres de todas las regiones del país de forma equitativa.

Fuente: El País.

Seguiremos desarrollando cómo continúa este proyecto tan interesante sobre el derecho a la muerte digna.

Otras Noticias